P.PRINCIPAL.  1-P.PRINCIPAL.  EL PUEBLO EN 1960  COMPARATIVA (PLAZA) QUIEN SOMOS IMAGENES MUSICA (VIDEO) VIDEOS DE TORRECUADRADA LA CUEVA DE LA RAPOSA EL MOLINO MOLINO 2 MOLINO-3 CURISIDADES BUJALARO CONTACTOS VIDEOS VIDEOS DE TORRE... CASAS NUEVAS. LOS VIMOS PASAR HISTORIA DEL PUEBLO HISTORIA .1 HISTORIA .2 HISTORIA .3 HISTORIA .4 HISTORIA .5 HISTORIA .8 HISTORIA 2 Antigua H-3 LAS CUEVAS ALBUM DE 96 FOTOS APODOS  NUESTRAS GENTES 1 NUESTRAS GENTES 2 NUESTRAS GENTES 3 NUESTRAS GENTES 4 NUESTRAS GENTES 5 NUESTRAS GENTES 6 NUESTRAS GENTES 7 NUESTRAS GENTES 8 NUESTRAS GENTES 9 1980 RONDAS 1980 RONDAS 2 NOTICIAS FRESCAS 2010 NOTICIAS R1 RENALES P. PRINCIPAL QUIEN SOMOS Q NOTICIS DE LOS AÑOS 50 LIBRO DE RICARDO L. BARBAS En blanco 2 

HISTORIA .5

NUESTRO PUEBLO NOS CUENTA:

5

Durante el tiempo que las fuerzas republicanas estuvieron en el pueblo, la abuela Rosa se enfrentó a la mismísima Pasionaria, la cual estuvo visitando las primeras fuerzas y el hospital de campaña situados en la ermita de Santa Ana de Torrecuadrada.

La Pasionaria

La Pasionaria 1936 - 1980.

Los nacionales daban un plato de rancho a las gentes del pueblo. Los republicanos se personaban en las casas pidiendo mantas para sus gentes, aceite, patatas… y la comida que pudieran necesitar. El mismo día en que la abuela Rosa dió dos mantas que tenía y aceite a las fuerzas republicanas, esa misma tarde la Pasionaria regresó pistola en mano a su casa, pidiéndole que le diera más mantas. La abuela Rosa le dijo que no, que no podía darle más. Fue entonces cuando la Pasionaria la amenazó apuntándole con su arma. Por fortuna, aunque la abuela Rosa no le entregó nada más, el enfrentamiento no tuvo consecuencias desastrosas. Queda pendiente encontrar el resto de las memorias de David.

Continuamos con la historia de Leoncio:En estas fechas que cuenta David Barbas, había un hombre llamado Aniceto Hernando al cual le apodaban “el Romera”. En el pueblo todo el mundo tenía su apodo, que era más popular que su propio nombre. Le llamaban “el Romera” porque parece que le gustaba mucho cuidar a los animales. Se dice que como las mulas estaban siempre dentro de las casas, para que estuvieran bien perfumadas, “el Romera” les ponía romero. De vez en cuando quemaba unas ramitas y ese olor lo percibían las gentes del pueblo. De ahí el apodo. De hecho, uno de los hijos de “El Romera” llamado Feliciano, era más conocido como “el Marelo”.

“El Romera” no sabía leer y para ir a Alcolea a vender corderos, quesos, cabritos… debía pedir un salvoconducto para que las tropas no le pusieran impedimento alguno. Claro está que para ir a Cifuentes había que llevar salvoconducto de la zona roja, se lo daban al cruzar la línea e se lo podían solicitar a la vuelta, y él los almacenaba en los bolsillos. Un buen día decidió ir a Cifuentes para efectuar sus ventas y hacer sus compras, y cuando llegó de regreso a lo alto de El Picaño en la zona denominada “El Morrón “, se encontró con las mismas fuerzas. Le pidieron el salvoconducto y como no sabía leer, sacó uno que era para ir a Alcolea donde estaban los nacionales. No dudaron que se trataba de un espía y lo mataron en el acto enterrándolo cerca del camino, las mulas aparecieron al día siguiente en casa solas. Alguien del pueblo que también pasaba con salvoconducto trajeron la noticia y sabían dónde estaba enterrado. Pasado la Guerra su hijo Feliciano “El Marelo” fue a por los restos, y cuentan los que le acompañaron que cuando lo desenterraron, llevaba puestas unas buenas botas de cuero y que el “Marelo no dudó en ponérselas pues estaban en mejor estado que el calzado que el llevaba. Los restos fueron trasladados al cementerio del pueblo donde descansa.Todos los que lo conocieron no dudaron en condenar esta injusticia, pues “El Romera” como a él le gustaba que le llamaran, era un hombre estimado por todo el pueblo, no tenía enemigos al igual que su hijo Feliciano. Dicen que era muy presumido, pues cuando todos en el pueblo llevaban albarcas. A é le gustaba calzar botas de cuero de la mejor calidad y siempre bien limpias.

DURANTE LA GUERRA PASARON MUCHAS OTRAS COSAS.

•MOZOS QUE MARCHARON A LA GUERRALeoncio López y hermano Benigno, Joaquín Camacho Hernando, El Constantino, El Basilio Marco, El Basilio Pardillo, Francisco Pardillo, Pedro La Fuente, Félix Marco y Calixto Marco, Cirilo De Diego, Ángel V, La Huerta y Santiago La huerta, Feliz López, Perpetuo Arribas, Eufrasio Portillo, Práxedes Recuero, Flores Hernando, Andrés Marco Ortega, Julio Pardillo, Luciano López. Enrique Hernando López, Felipe Hernando López, Ricardo Hernando López y Julio Hernando López. Éste último fue comandante de aviación en la zona roja, y posiblemente quede alguno en el tintero.•EXCEDENTES (por tener hermanos alistados o por alguna minusvalía):Andrés Recuero, Marcelino Hernando Rodrigo, Francisco “El Obispo”, el tío Vidal “El Herrero” y Felipe La Fuente “El Guirro”. Éste último se libró por un un problema en su brazo.También se libró el tío Epifanio, el que anteriormente se ha comentado que le robaron las cabras.•MUERTOS EN EL FRENTEJoaquín Camacho Hernando, hermano de Epifanía y medio hermano del Calixto.Santiago Pardillo López, hermano del tío Moreno ( Francisco Pardillo)Eugenio PardilloEugenio La Fuente López, hermano del tío PedrilloJulián Loranca González, hermano del tío CardadorEusebio Simón López, hermano del tío Pedro el CarpinteroMacario Simón López, hermano del tío Pedro el Carpintero.Celestino La Huerta López, hermano del Santiago y del Alejandrillo.

•OTROS QUE MURIERON EN LA GUERRA.Isaac Recuero, padre de Luis Recuero, apodado “Luis 15”, murió por la metralla de una bomba de aviación que cayó en el pueblo según comentaba David Barbas. En el lugar también estaba la María del “tío Antolo” que también resultó herida. Polonia Miranda Marco, hermana de Juan “El Melilla”, murió en la casa antigua que había donde ahora vive el Pepe. Los hechos ocurrieron cuando acogió a un espía sobrino suyo llamado Dionisio L., herido en las cercanías de la Fuensaviñán cuando intentaba enlazar con un compañero que venía de Sigüenza. Las fuerzas nacionales habían cogido a su compañero. En el momento de dar la contraseña sospechó que no estaba solo y salió corriendo al tiempo que le dispararon. Dionisio les contestó: “¡Cabrones me habéis herido!”. Las fuerzas nacionales lo buscaron en Torrecuadrada sospechando que no iría por Renales, a la casa de sus padres, y se personaron en la casa de Polonia cuando lo estaba curando. Llamaron a la puerta y esta salió. Cuando le preguntaron si sabía algo de su sobrino dijo que no. Los soldados intentaron entrar y ella se opuso. Fue entonces cuando le efectuaron un solo disparo en el vientre, momento en que Dionisio aprovechó para escapar por una ventana. En el lugar se encontraron las vendas llenas de sangre que Dionisio tuvo que improvisar con sus propias ropas. Dionisio salió ileso, continuó con su trabajo de espía y al final de la guerra huyó a Francia.

Otros hechos con muertes ocurrirían algo más tarde. Faustino Marco Ortega que mató a su mujer llevándola engañada al barranco. Un poco más debajo de donde se ponía la caldera del espliego, en una pequeña poza, la cogió por los pies y le metió la cabeza hasta que se ahogó. Más tarde fue a dar cuenta a la guardia civil intentando decir que se había caído, pero al final confesó, estando muchos años en la cárcel de Figueras.

Otro acontecimiento pasó en una paridera de “Los Casares”. Baldomero Simón López, mató a su novia Eustaquia Simón Marco de un par de disparos de escopeta. Según contó el “Cencerrero de Renales” , éste se encontraba con Eustaquia. Apareció Baldomero que quería a toda costa casarse con Eustaquia, aunque ésta fuera prima suya y iniciaron una discusión. El “Cencerrero” sospechó que Baldomero no tenía buenas intenciones cuando delante suyo cargó la escopeta. El “Cencerrero” le preguntó a Baldomero: ¿Qué vas a hacer?, a lo que Baldomero respondió: “¡Márchate si no quieres que haya para tí también, a mi me da lo mismo matar a una que a dos!”. El “Cencerrero” salió corriendo hacia el pueblo para pedir auxilio. Mientras, Baldomero discutía con Eustaquia acaloradamente.Ella chillaba pidiendo ayuda, momento que se escucharon dos disparos y un par de minutos después, otro.Cuando llegó el auxilio que el “Cencerrero” había ido a buscar, se encontraron a los dos, muertos; días después le llegaría aprobada una instancia que tenía echada a la Guardia Civil.

Esta página continúa, el resto está pendiente de edición. Si conoces parte de la historia puedes contactar,” gracias.”

Retrocede.









Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.